Un momento con té chino

Hace tiempo que debería haber escrito sobre mis compañeras en la clase de inglés, digo compañeras, a la usanza de José Luis, porque únicamente hay un estudiante en nuestra clase, y el profesor, por supuesto. El grupo que asiste regularmente está compuesto por una joven canadiense y extranjeras de China, Hong Kong, Irán, México (una mexicana que fruta vendía), Rusia, Vietnam, Taiwán, Corea, Ucrania y la India. Ya imaginarán la de cosas interesantes que he sabido de esos lejanos países, sus comidas, sus gobiernos, sus guerras y todos aquellos temas que han salido a propósito de los contextos en los que estudiamos la gramática o la pronunciación inglesa o los temas generales de la cultura canadiense. Hay muchísima cordialidad en el salón de clases, a veces se comparten dulces, galletas, frutas o algún bocadillo regional (una especie de conserva china con un picor parecido al que preparamos en México con el tamarindo, por ejemplo). El día de hoy saliendo de la clase, Jia, una empresaria de la industria farmacéutica china, ahora retirada y emigrada en Canadá, dio un aventón y me invitó a su hogar a tomar té. No pude decir que no, era una oportunidad para conocer más de esa enigmática cultura y practicar mi inglés. Ahora tendré que estirar un poco más el tiempo en la oficina para recuperar esos bien gastados  momentos en los que, acompañando al té, me ofrecieron panqués, galletas saladas y mandarinas mientras conversabamos en un incipiente inglés sobre temas sin importancia pero que no por eso  no nos esmerabamos en hacerlo de forma fluida y entendible. Fue agradable.

English as second languaje

Ayer hablaba con una de mis queridas hermanas y me di cuenta de que no he comentado nada en este blog sobre mi decisión de tomar clases de inglés. Los persistentes errores en mi escritura fueron el motivo detonante. Así que desde hace mes y medio me voy, ya en autobús, ya caminando, a una escuela pública que ofrece cursos de educación continua y entre ellos cursos de inglés como segunda lengua (ESL). En realidad la escuela aprovecha que debe ofrecer los cursos de inglés del currículo de bachillerato tanto para los jóvenes o adultos que desean terminar este ciclo escolar y para los extranjeros que desean aprender inglés. Así las cosas, estoy inscrita a un curso de escritura y estoy asistiendo también a un curso de pronunciación. Tomó en total 12 horas a la semana y, sin tener mucho tiempo para la hacer tarea, se complementa con mi trabajo de leer y escribir en inglés y mi vida cotidiana en esta ciudad de habla inglesa. Esta experiencia ha resultado muy interesante tanto en términos de lo que he aprendido, como del proceso de aprendizaje y de mi crecimiento como persona. Ya les contaré sobre todo ello en otras entradas.

Turandot, again

I want to talk about Turandot.

The opera is a play with classical music like a musical movie or musical theatre.

First I want to talk a little about the plot.

Once upon a time, many centuries ago, in ancient China kings and princess married between them. But Turandot, our Chinese princess didn’t want to marry at all. She remembered the time when one foreign man injured one of her ancestress. The Law established that she only could get marry if the pretender prince solves an enigma. If the answers are wrong he must die. One day, into the town, came an old man with a young girl, in this city he met with his son. They were only three foreign people but actually they were a defeated and blind king, a young prince and a faithful slave. When the foreign prince looked at the Chinese princess, he loved her and want to solve the enigma for marry her.

Turandot was the last opera of Giacomo Puccini, an Italian composer. Actually, Puccini never finished to write it. The opera was completed by Franco Alfano and, recently, by Luciano Berio on account of the Puccini’s notes. Turandot is one of the most popular operas of any time. It’s played at many opera’s houses around the world. I saw this opera once in México City in 1994, with Eva Marton, a Hungarian soprano in an American production. And I saw too another singers as Turandot in DVD. In any opera are important singers, plot, scenery, custom, player, light. The opera is a complete spectacle. If you can you must see and listen Turandot and others operas.

(I prepare this little speech for my pronunciation class).

Un poco de vida en otros países

En una charla con un amigo, que es biólogo marino, salió a colación el número de países en los que habíamos estado, él lleva a cabo su trabajo en mantos acuíferos en Asia y América y ha visitado más países que yo. Pero, haciendo mis cuentas, me sorprendió saber que he estado en ciudades de 17 países diferentes. Hace tiempo me decía un amigo que no conoces países, en todo caso lo conoces a partir de las ciudades que pueden ser tan distintas entre sí como en México lo son la extremosa Monterrey con respecto la siempre cálida Mérida. Entre las ciudades que conozco fuera del país tengo mis preferidas, dependiendo del criterio con el que se las mire. Valparaíso y Victoria están, por supuesto, entre las más preferidas. Claro que ellas tienen la ventaja por sobre todas las demás por la permanencia, ya que estar cuatro meses en Chile o los casi seis meses que llevo en Canadá da la oportunidad de conocer aspectos que una visita rápida no la da. A Barcelona la recuerdo por sus fabulosas librerías y porque el genio de sus artistas está plasmado en su arquitectura. En Bogotá y Buenos Aires tuve la oportunidad de estar en sus inmensas ferias del libro. En cuanto a playas Puerto Rico y Cuba son las ganadoras. Con respecto a la estancia académica que más valoro es mi visita a Bogota en 2009, porque tuve sesiones intensas donde los estudiantes compartieron conmigo sus proyectos, sus dudas y sus avances. Marruecos tiene las ciudades más exóticas, seguidas cerquita por Lisboa. De Maracaibo, La Habana, Panamá y Santo Domingo me sorprendió el escándalo de sus habitantes, descubrí una nueva forma de hablar español y de vivir con calorcito. Los monumentos que me quitaron el aliento los vi en Londres en el Museo Británico. Las obras de arte en Madrid, en el Museo del Prado, en París, en el Museo del Louvre, y en Barcelona en sus edificios y arquitectura. Los castillos más impresionantes en Guimarae, Lisboa y Granada. El mejor vino lo tome Valparaíso. La mejor comida, en todos lados, aunque las carnes en Buenos Aires, Mendoza y Monteviedo se llevan un premio. Y mi primer bosque, aquí en Victoria.

Cultura y problemática ambiental

El tema del Festival Internacional Cervantino de este año es “Los dones de la naturaleza” y tiene la intención de promover el cuidado de los recursos naturales. Me parece que desde todas las trincheras debe combatirse la problemática ambiental mundial ya que el problema es multifactorial y los efectos no se restringen a las zonas donde se pueden identificar las causas. Sin embargo, me cuesta trabajo pensar obras culturales, una ópera, por ejemplo que es lo que más espero del cervantino, que puedan promover el cuidado del medio ambiente. Le conté a Katrina que en la plática sobre el Océano Pacífico se puso de manifiesto la problemática del calentamiento global y hubo una pregunta sobre qué le toca hacer a las instituciones académicas, Den Denman respondió algo que, me pareció desde mi poca comprensión en inglés, la eludía. Ella me dijo que en realidad era poco lo que podía hacer una persona o una universidad que la vía de solución era a través de los gobiernos, por ejemplo, me decía, en Canadá a la gente no le importa. Imagino que ella quisiera que se hiciera más pero ¡se hace!, por lo menos yo apreció una gran diferencia con lo que pasa en México. Por ejemplo, aquí en Victoria hay toda una cultura del reciclaje, en los pasillos, en la vía pública, en las oficinas hay por lo menos dos recipientes para separar lo reciclable de lo que no lo es. Existen depósitos especiales para el desperdicio orgánico o las baterías. En las cafeterías las bebidas calientes te cuestan medio dólar menos si tú llevas tu propio recipiente. En verano las bibliotecas compran los libros para revenderlos a precios muy accesibles, algo similar pasa con los muebles y la ropa. Los edificios están construidos para aprovechar la máxima luz del día. Cada una de estas acciones cuando las hace una persona es importante, pero cuando está organizado para que 10,000 personas lo hagan lo hace más efectivo. Total, que no me aclaro la relación entre las representaciones culturales y la problemática ambiental pero estoy segura de que existe una cultura del cuidado ambiental.