La Isla del Tesoro, comprado por $5000 en 1986

20150315_224929

Anuncios

Make decision

Ethan Frome is the story about who his live had a dramatic changed by to be in love. He left his engineer studies because his parents died. He married with his cousin Zeena who took care to his mother when she has sick and finally died. But, his live changed when one Zeena cousin came to live with them. Zeena never was a jolly woman, but after she married with Ethan was more and more quiet and sick woman. Then, Mattie, a younger and lively girl but no smart, coming into their couple’s live. Ethan was happy to have so closer that kind of woman. He felt jealous when Mattie enjoy or laugh with other men. Zeena didn’t want to has closer to Mattie and asked to her husband to took away her again. Ethan didn’t want lost Mattie and he thought many ways to keep him close to her; Mattie only thought one way. But it was many years ago, now, the people said,  Ethan has a miserable live as consequence for his decision. Do you want to know what was it? I recommend, read this story.

Ethan Frome, wrote by Edith Wharton in 1911.

A classical book!

La realidad de la ficción

La lectura te permite transportarte a lugares y conocer formas de pensar y de hacer en culturas diferentes. En los últimos años y debido a mi interés en la novela negra he leído obras de escritores europeos y norteamericanos. No es tan extraño leer la cotidianeidad que describen el griego Markaris, el polaco Mankell o la francesa Vargas porque mi interés ha sido el planteamiento del caso o el conocimiento de la situación y el desenlace. Pero en la lectura también se disfruta la forma en la que se cuenta lo que ocurre en la novela y ahí es donde intervienen los personajes y sus formas de ser y hacer. Por las novelas de los autores que menciono me hice una idea de las noches en Atenas, del sistema policial de Estocolmo, de la forma de vida alrededor de Ystad, de las incursiones de los detectives franceses en la lluvia londinense o en las frías ciudades de Canadá. Algunas de estas formas de vida, retratadas en obras de ficción, familiares gracias a la aparición recurrente en mis lecturas, alejadas de mi realidad actual, serán parte de mi vida en los próximos meses.

El seductor de la patria

Terminé de leer el libro, de 520 páginas, de Enrique Serna sobre Antonio López de Santa Ana. Este escritor tiene una buena pluma para dibujar épocas, la del México Colonial, en el libro de Ángeles del Abismo, y la del México del siglo XIX, en el libro que acabo de leer, El seductor de la patria. Es interesante leer lo que pasó desde la infancia del protagonista que vivió como un niño inseguro por no ser el consentido de sus padres, sus años de joven destacado en los ámbitos de política y guerra en Veracruz, su papel en la consumación de la independencia de México, sus múltiples cargos como presidente de la república [19, según una fuente histórica], en la mayoría a merced de sus enemigos y sus simpatizantes, sus exilios, su juicio y su muerte. Fue una buena forma de hacerse una idea por lo que pasó México en esa época, con todo el coraje que le pueda dar a uno, ya que parece ser un estigma el tener una clase política sin visión que hace uso de sus puestos solo para beneficio propio. Sin pretender ser una novela histórica, el autor se basa en muchos libros históricos. Lo más destacable del libro es que logra pintar múltiples voces, la del mismo protagonista, las de sus hijos, las de sus esposas, la de un supuesto secretario y muchas otras que se pueden leer desde cartas de políticos, artículos periodísticos, manifiestos y documentos oficiales de compraventa, de negocios y su testamento.

14 recomendaciones

En los momentos de retención forzosa en la cama me puse a repasar los libros leídos en este año que acaba de terminar. Los primeros que vinieron a mi mente fueron el primero y el último, ambos del género de novela negra. [1] Sólo un asesinato de Jim Thompson y [14] Todo lo que muere de Jonh Connolly. La primera trata de un pacto entre tres personajes con sentimientos cruzados que planean estafar a una agencia de seguros. La segunda, mucho más larga, trata de la reincorporación a su profesión de un detective alcohólico después del brutal asesinato de su esposa y su hija. Luego vinieron a mi mente las otras novelas del mismo género que compré en mis viajes: en Barcelona [7] Un lugar incierto de la escritora francesa Fred Vargas, un libro en el que, con personajes de sus otras novelas, logra comenzar con un thriller que termina con la resolución racional del caso, muy interesante, y en Buenos Aires [12] La muerte lenta de Luciana B del argentino Guillermo Martínez, las vidas de dos escritores unidas por el declive de una joven estudiante. La saga de novelas negras de este año se cierra con [8] Los archivos de Timothy de Lawrence Sanders, uno de los libros leídos de prestado, que trata de un detective newyorkino que, descrito físicamente su persona y su vida, parece estar en decadencia, pero que muestra una gran capacidad para hacer pesquisas e hilarlas para desenredar los casos criminalísticas de la compañía de seguros en la que trabaja. Leer por primera vez a los estadounidense Thompson y Sanders y al irlandés Connolly me abren la puerta a la gran cantidad de novela negra que puedo leer. Leí dos libros de Amín Maalouff un sorprendente escritor árabe que me abre la puerta a esa cultura tan diferente a nosotros contando una historia de amor, [10] Samarcanda y una leyenda, [11] La roca de Tanios, con una belleza increíble. Leí también un par de libros clásicos [2] Mefisto del irlandés John Banville y [9] Los Idus de marzo del estadounidense Thornton Wilder. Leí una novela pequeña de amor de Fiodor Dostoievsky, [5] Noches Blancas. Y para terminar mi recuento los libros de mexicanos. Leí un libro de cuatro pequeñas obras de teatro de Vicente Leñero [4] Dramatugia terminal, recuerdo que la que más me gustó fue la del reencuentro al paso de muchos años de dos amigos que en un tiempo fueron muy cercanos, los dos ancianos están muy nerviosos pero termina rápido la visita porque sacan a colación ese percance, que ninguno de los dos puede recordar exactamente, que los hizo separarse. Una novela para jóvenes de Mónica Lavín [3] La línea en la carretera que describe la aventura de una niña que a mediados del año 1968 convence a sus padres de dejarla visitar a una de sus amigas por carta al sur de los Estados Unidos . Y [13] Ángeles del abismo una novela que al mismo tiempo de ser divertida y tratar de manera culta pasajes del México colonial nos hace entender muchas de las formas de ser que tenemos los mexicanos. Ah, se me olvidaba, también leí una novela intimista [6] Corazón tan blanco del español Javier Marías, una novela recomendable para todos aquellos que las decisiones de la vida nos causan grandes conflictos y a los que algo que no sabemos de las personas lo convertimos en el gran misterio a resolver.

[*] La numeración corresponde al orden en que fueron leídos los libros.

Los Idus de Marzo

“Mátame ya…, puesto que eso es lo que deseas…, yo no puedo matarme…, es como si tuviera los ojos fijos en una comedia, como si estuviera atendiendo a ella sin aliento…, para ver qué horror nuevo eres capaz de inventar. No me puedo matar hasta que haya visto la última aterradora exposición de lo que eres…, ¿qué eres?…, asesina…, torturadora…, montaña de mentiras…, risa…, máscara…, traidora…, traidora a toda nuestra raza humana.”

Es un párrafo, que, en la tinta de Thornton Wilder, el poeta Catulo perdidamente enamorado escribe a una romana con poder y mucho sentido de la libertad en el reinado de César en Roma.

El libro no sólo es muy interesante por los sufrimientos del poeta o la vida libertina y libertaria de su musa sino por la exposición del pensamiento de los romanos: libertad, pensamiento, poder, conocimiento, relaciones…

Otro libro para recomendar ampliamente.