Don Ottavio

Mi primer ópera en Bellas Artes fue Don Giovanni, estoy hablando de hace 20 años. Aunque claro, hubo una ópera anterior, mexicana, Ambrosio, en la que me tocó ver que los pecados capitales podrían ser personificados, una puesta muy bonita que fue puesta en la Sala Miguel Covarrubias de la UNAM. Tanto Ambrosio como Don Giovanni fueron óperas que disfruté, por así decirlo, sin subtítulos. La actuación, la música y el escenario me daba una idea de lo que estaba pasando en escena si bien mi oído no estaba educado para entender el contenido de la música, ya en español, ya en italiano. Tal vez por eso que recuerdo muy poco del argumento de Turandot de la puesta de aquellos años. Para esa primera vez con el Don Giovanni seguramente leí el libreto con anticipación pero mi mente estaba más en las obras que sí conocía del original Don Juan Tenorio con la célebre frase de “No es cierto, ángel de amor, que en esta apartada orilla, mas pura la luna brilla y se respira mejor”. Mi contacto con el teatro en mis años escolares era lo más cercano a la ópera en mi vida, y me gustaba leer, presenciar, adaptar y representar obras de teatro. A pesar de todo lo que ignoraba entonces sobre la ópera y sobre La ópera, aún conservo algunas imágenes de esa primera puesta del Don Giovanni y, por supuesto, de las siguientes representaciones en vivo que me tocó ver y todas las que he disfrutado en audio y video.

Con el paso del tiempo y por la pasión compartida con mis amigos por ésta, mi primer ópera en Bellas Artes, he aprendido mucho sobre su música, sobre sus personajes y se ha convertido en una referencia obligada cuando se trata de entender temas como la libertad, el amor, la belleza, la ópera y la música. Es interesante cuando hay una nueva puesta de una ópera porque eso implica cambios en la interpretación de lo que ocurre en escena, de la intencionalidad de la música y del carácter de los personajes, además de la posibilidad infinita de recursos que se le pueden ocurrir a los directores de escena para enriquecer (empobrecer diría la gente más apegada a las puestas tradicionales) los aspectos visuales de la ópera. Recuerdo el Don Giovanni del puertoriqueño Justino Díaz en el Palacio de Bellas Artes que inicia en el velorio del Don Giovanni, que transcurre en un manicomio y que en el duelo con el Commendador le arranca un puño con la espada, puño que personifica al final el espíritu que reclama venganza así como la evidente locura del protagonista. Me gustan estas nuevas interpretaciones, por exóticas que sean. ¿Conocen la producción de Peter Sellar ambientada en el barrio de Harlem en NY ?

Pero también me gustan las puestas tradicionales y por ello la puesta en escena de este año del MET me encantó. El apego a la intención original del libreto permitió disfrutar, como se disfruta de una delicatessen, de cada pieza músical, cada aria, cada conjunto de voces y cada diálogo. Toda nota estaba en su lugar, cada intención estaba de acuerdo al libreto y fue en esa armonía  y belleza que surgió un Don Ottavio creíble y maravillosamente cantado por Ramón Vargas. Pienso que esta puesta en escena logró credibilidad para el papel de Don Ottavio. Y es que este personaje nunca me había atrapado. Por un lado es difícil competir con el pensamiento tan libre y, por ello, atrayente de Don Giovanni. Pero creo que también algunas interpretaciones le restan valor, me refiero a aquellas en las que sus acciones parecen más cobardía que una manera de actuar con prudencia por el camino de la ley y respetando siempre el deseo de Donna Anna por duro que le resultase. Total que quedé enamorada de la interpretación que hizo Ramón Vargas del Don Ottavio en esta puesta en escena del Met que pude ver este sábado en el primero de los Encores y en enero tendré la oportunidad de disfrutar nuevamente.

Sigfrido en Victoria

¡Qué experiencia! A la vieja usanza, leí el libreto con anticipación al día de su transmisión de una de las pesadas ópera de toda la historia y escuché una versión en audio grabada por una emisora española de una trasmisión desde Bayreuth, el teatro donde se estrenó 134 años antes, el día 30 de Julio de 2010. Elijo este calificativo para explicar la complejidad musical que rompe con el paradigma de las óperas, romántica, bufa o épica de la mayoría de los compositores anteriores a Wagner. Este preparativo no fue un prolegómeno, apenas una sabia preparación para entender un poco más lo que transcurriría en escena en idioma alemán y con subtítulos en inglés. Y es que esta ópera tiene elementos atemorizantes: el idioma, su duración y su velocidad. El día llegó y tuve que salir de casa con una sensación térmica de tres grados, muy temprano, a encontrarme con Sigfrido. El resultado fue muy afortunado, una ópera inesperadamente ágil con cantantes llenos de frescura. En primera instancia conquista su carácter mitológico y, consecuentemente, el análisis de la naturaleza humana. Ese Sigfrido predestinado desde su nacimiento a una gran causa y, sin embargo, tan lleno de actitudes y comportamientos de adolescente. Algo pasa que he logrado identificarme mucho con Mime. Desafortunadamente para el argumento, afortunadamente para el personaje, la interpretación de Gerhard Siegel fue más bien bonachona que despreciable, en el papel del raptor de Sigfrido para, con una acuciosa planeación, usarlo en la recuperación del oro de los nibelungos. Mi voz preferida fue la de Fafner, Gigante convertido en Dragón, guardián del Tesoro. Les recomiendo a aquellos que quieran deleitarse con la música y la historia del Sigfrido de Richard Wagner los trozos que se encuentran en la red con Georg Unger dirigidos por Levine que, sin tener la espectacularidad del escenario diseñado por Robert Lepage en el Met de New York, logra una magnífica puesta en escena.

Rumbo al musical

Hace unos 45 minutos que dejé el puerto de Swartz rumbo a Vancouver, estamos pasando muy cerca de una pequeña isla , no más allá de unos doscientos metros son los que en este momento nos separa de tierra, el ferry bordea varias islas desde que dejamos el puerto y justo en este momento se puede ver el movimiento de un pequeño viraje. Ocho horas de viaje, la mitad hoy, la mitad mañana es el tiempo invertido por bus, ferry y metro hacia el Elizabeth Theater donde tiene lugar la cita para escuchar el musical West Side Story.

y volver, volver, volver

Me gusta escuchar la música mexicana en concierto. Me gusta que sopranos o tenores utilicen su voz para entonar la música popular mexicana con la compañía de una orquesta.  En septiembre es común que se le rinda homenaje a México con este tipo de manifestaciones, incluso en la remota, pequeña y bella Victoria hubo un par de conciertos con música de compositores mexicanos. Aunque no pude asistir a ellos tuve mi propio concierto que estuvo, como Alfonso Reyes pone en la boca de una Ifigenia ansiosa de recuperar su pasado, hecho con estambres de todos los colores que cada uno puso de su trama. Debo confesar que en mi concierto particular también estuvieron invitados otros cantantes ya no de ópera sino de música popular mexicana.

Las canciones tienen ese extraño efecto que hace que los sentimientos se intensifiquen. Así me pasó ayer, escuchando la música mexicana hice mías algunas de las coplas populares, como las de la conocida canción que pongo abajo.

“Este amor apasionado, anda todo alborotado , por volver.
voy camino a la locura y aunque todo me tortura, se querer.

“Nos dejamos hace tiempo pero me llego el momento de perder
tu tenias mucha razon, le hago caso al corazon y me muero
por volver.

“Y volver volver, volver a tus brazos otra vez, llegare hasta donde estes
yo se perder,yo se perder, quiero volver, volver, volver.

“Nos dejamos hace tiempo pero me llego el momento de perder
tu tenias mucha razon, le hago caso al corazon y me muero por volver.

“Y volver volver, volver a tus brazos otra vez, llegare hasta donde estes
yo se perder, yo se perder, quiero volver, volver, volver.”

 

Turandot, again

I want to talk about Turandot.

The opera is a play with classical music like a musical movie or musical theatre.

First I want to talk a little about the plot.

Once upon a time, many centuries ago, in ancient China kings and princess married between them. But Turandot, our Chinese princess didn’t want to marry at all. She remembered the time when one foreign man injured one of her ancestress. The Law established that she only could get marry if the pretender prince solves an enigma. If the answers are wrong he must die. One day, into the town, came an old man with a young girl, in this city he met with his son. They were only three foreign people but actually they were a defeated and blind king, a young prince and a faithful slave. When the foreign prince looked at the Chinese princess, he loved her and want to solve the enigma for marry her.

Turandot was the last opera of Giacomo Puccini, an Italian composer. Actually, Puccini never finished to write it. The opera was completed by Franco Alfano and, recently, by Luciano Berio on account of the Puccini’s notes. Turandot is one of the most popular operas of any time. It’s played at many opera’s houses around the world. I saw this opera once in México City in 1994, with Eva Marton, a Hungarian soprano in an American production. And I saw too another singers as Turandot in DVD. In any opera are important singers, plot, scenery, custom, player, light. The opera is a complete spectacle. If you can you must see and listen Turandot and others operas.

(I prepare this little speech for my pronunciation class).

Verano de la RIIEEME

La academia es una forma de vida. Las lecturas, los proyectos, la formulación de ideas y el trabajo entre colegas es una cotidianeidad que no se restringe a horas laborales sino que gana terreno en nuestras noches y madrugadas, fines de semana y vacaciones.

En  el verano de 2010 tuvimos el Primer Congreso de la RIIEEME en Xochitepec de Morelos. Se convocó a los miembros fundadores con sus familias y a colegas que participaban en el proyecto central de la RIIEEME de ese año: el Seminario Permanente de Innovación Educativa (hacia una formación de una cultura de la innovación educativa en el IPN). El núcleo del congreso fue una reflexión inicial,  la puesta al día de los proyectos en curso y una cena. Además se tuvo una intervención invitada, asuntos generales discutidos en los almuerzos y las comidas, tiempos de descanso en la alberca o recogiendo mangos y un baile. La reflexión inicial de manera obligada giró entorno de la conformación de la RIIEEME cinco años atrás. Una conformación no surgida de la nada sino como una continuación de un núcleo que había venido trabajando diez años atrás contribuyendo con un Programa de Mejoramiento para el Estudio de las Matemáticas. Las puestas al día fueron sobre el Seminario Repensar las Matemáticas, sobre la identidad y la imagen de la RIIEEME, sobre el Seminario Permanente de Innovación Educativa, sobre una propuesta de escritura de experiencias y sobre lo importante que fue que una de los miembros de la RIIEEME conociera de cerca los proyectos de PROFORMES y el diseño curricular por competencias. La intervención invitada estuvo a cargo de una joven promesa para una venturosa vida académica, quien compartió con el grupo una exploración realizada entre los profesores de su primaria con respecto a las estrategias que usan para que los estudiantes comprendan mejor. El motivo de la cena fue la celebración del aniversario de uno de los colegas fundadores. Con júbilo y entusiasmo se festejo a nuestro querido colega en sus cincuenta años.

El verano de 2011 no fue menos interesante y otra vez reunidos en Xochitepec de Morelos se llevó a cabo el Segundo Congreso de la RIIEEME. Sino en presencia, sí con el corazón estuvo reunido nuevamente el grupo central. La reseña de este segundo encuentro corresponde a los que estuvieron en suelo mexicano.

El desarrollo de los proyectos de la riieeme durante este año y el próximo se está viendo beneficiado de un crecimiento, si bien modesto también de calidad, con el acercamiento y el compromiso de nuevos colegas que han venido a fortalecer el proyecto de los repensares. Auguro que el tercer encuentro de la riieeme nos ayudará a crecer más. Termino reflexionando que si el pretexto del primero fueron unos cincuenta, la realidad del segundo son unos cuarenta pero lo que nos viene para el tercero son unos sesenta.

* RIIEEME. Red de Investigación e Innovación en Educación Estadística y Matemática Educativa. http://www.riieeme.mx/

… dove regna Turandot!

Popolo di Pekino!

La legge è questa:

Turandot, la pura, sposa sarà

di chi, di sangue regio,

spieghi i tre enigmi

ch’ella proporrà.

Ma chi affronta il cimento

e vinto resta,

porga alla scure

la superba testa!

 

Con esta frase comienza Turandot, una ópera llena de belleza musical y teatral. La protagonista es una cruel princesa china que, en represalia por la violación y muerte de una de sus gobernantes ancestrales, se mantiene pura. Aquellos que aspiran a tenerla se someten a una prueba que consiste en la resolución de tres enigmas y, es sabido [La legge è questa] que, aquel príncipe que se someta a la prueba y la falle será condenado a una muerte por decapitación y su cabeza será empalada y exhibida para desalentar a otros pretendientes. El héroe es un príncipe de una familia real recién derrocada cuyo padre ciego deambula por las calles en compañía de una de las siervas de su reino. El héroe, llamado durante la mayor parte de la ópera como el IL PRINCIPE IGNOTO, al ver a Turandot queda prendado de su belleza y aspira a la prueba a pesar de las súplicas de su padre, de la sierva que lo acompaña y de los tres ministros Pang, Pong y Ping. Con el sonido el triple sonido del bong, la señal para solicitar la audiencia ante el rey por los pretendientes, acaba el primer acto. Sin tiempo para un respiro transcurre todo este primer acto en el que se ilustra la ejecución de la sentencia en un príncipe de Persia que falla la prueba. Su música: memorable, como cuando Liu, la sierva, le explica al príncipe ignoto que en pago a una sonrisa que le dirigió en palacio ella ha cuidado de su padre [Perché un dì…nella reggia, mi hai sorriso].

 

El segundo acto es mi preferido por la música sublime cuando solicita someterse a la prueba:

Figlio del cielo! Io chiedo d’affrontar la prova!

 

El otro pasaje sublime es el momento previo a la prueba:

TURANDOT

Straniero! non tentar la fortuna!

Gli enigmi sono tre

la morte è una

IL PRINCIPE
IGNOTO

No, no! Gli enigmi sono tre,

una è la vita!

 

Por supuesto que el tercer acto tiene música muy bonita como la famosa aria del tenor, el Nessun dorma!, y el desenlace que no fue escrito por Puccini ya que murió antes de concluir la ópera.

Aún persiste en mí el impacto de haber visto ayer por la noche esta ópera, como parte de los Encores que en algunos países transmite el Met de New York, con la participación de María Guleghina, Marcello Giordani, Marina Poplavskayay Samuel Ramey como los cantantes principales. El impacto es por el descubrimiento de la belleza de la historia y de la música, como si nunca antes la hubiera escuchado, siendo que vi la transmisión de esta puesta en vivo en México hace dos años y me tocó también verla, con la misma producción de Franco Zefirelli y Eva Marton en el Palacio de Bellas Artes. No cabe duda que Turando reina entre las óperas de Puccini. Les recomiendo mucho que la vean y para finalizar esta entrada les dejo los tres enigmas.

TURANDOT


“Nella cupa notte

vola un fantasma iridescente.

Sale e dispiega l’ale

sulla nera infinita umanità!

Tutto il mondo l’invoca

e tutto il mondo l’implora!

ma il fantasma sparisce con l’aurora

per rinascere nel cuore!

ed ogni notte nasce

ed ogni giorno muore! “

TURANDOT



“Guizza al pari di fiamma,

e non è fiamma!

È talvolta delirio!

È febbre d’impeto e ardore!

L’inerzia lo tramuta in un languore!

Se ti perdi o trapassi,

si raffredda!

Se sogni la conquista, avvampa!

Ha una voce che trepido tu ascolti,

e del tramonto il vivido baglior!”

TURANDOT



“Gelo che ti dà foco

e dal tuo foco più gelo prende!

Candida ed oscura!

Se libero ti vuol,

ti fa più servo!

Se per servo t’accetta,

ti fa Re!”

 

Su, straniero!

Ti sbianca la paura!

E ti senti perduto!

Su, straniero, il gelo

che da foco, che cos’è?