Diálogo sobre los niveles de razonamiento en probabilidad y estadística

Utilidad y oportunidad fueron los criterios que uso Ernesto Sánchez Sánchez, investigador del Departamento de Matemática Educativa del CINVESTAV-IPN, para describir la importancia de la distribución binomial. La utilidad porque resuelve una gran variedad de problemas aleatorios y oportunidad porque los conocimientos matemáticos requeridos para comprender el planteamiento corresponden con la matemática con la que cuenta un estudiante de bachillerato. Estos fueron algunos elementos de la primera respuesta del especialista en el diálogo establecido con las docentes de matemáticas: Adriana Gómez Reyes y Claudia Flores Estrada, en la sesión S39 del Seminario Repensar las Matemáticas. Los invito a ver la entrevista completa en http://virtual.ipn.mx/riv/mat/11.ram y continuar con el diálogo en el portal de la RIIEEME.

Anuncios

Esbozo de un sendero

En estas últimas semanas me he dedicado a buscar, en el trabajo en geometría de un conjunto de niños, algunos episodios que me ayuden a soportar algunas afirmaciones sobre la relación entre el uso del sentido del tacto y las propiedades de los cuerpos geométricos. En este ejercicio indagatorio he sumado a mi aprendizaje con las TIC el diseño de esbozos a partir de una escena de video. Mi asesor me explicaba que muchas de las veces él prefiere usarlos en el reporte de sus investigacions al uso de fotografías por varias razones. Un esbozo no se exhibe a la persona, se destacan aquellas características que interesan y ocupan menos espacio y tienen mayor nitidez que una fografía. Al resultado lo llamó “diagram”, un amigo lo llamó “caricatura”, yo pienso en un “esbozo”.

Nueva herramienta del trabajo

¿Y desde cuándo, si se tiene un trabajo académico, se puede vivir con una sola computadora? La decisión de traerme la netbook y no mi potente computadora de escritorio es obvia, más cuando me contaban que Canadá es el país más ordenado del planeta, que puede que lo sea en algunos aspectos, y que apenas llegara tendría mi oficina, mi computadora, hasta un lugar donde vivir. Nada, bueno, la oficina sí, un poco chica, pero en breve nos cambiaremos. Total que me di cuenta de que no había herramienta de trabajo y, sin pensarlo, usé mi pequeña para en la oficina, ver videos, leer y escribir archivos y en la casa lo mismo escuchar música, ver videos y escribir y leer. Pero, a pesar de cumplir satisfactoriamente su cometido, bueno, algunas veces me juega malas pasadas y se le olvida poner las “d” finales, ¡es urgente que compre otra computadora! Regresando a la pregunta inicial, pues le doy vueltas y vueltas y no se me ocurre quién podría vivir con una sola computadora, repaso la lista de mis conocidos y regularmente tienes en la oficina una asignada a tus actividades aunque sean de uso compartido o aunque no la uses, pero ahí está o te la ofrecieron. O tienes la del trabajo, la de tu casa y la que usas para los viajes. Será que quise recordar mi época moza donde cargaba mil cosas para ir al trabajo y regresar con ello a las espaldas, porque así me la he pasado un mes completo. Esto no puede seguir así. Me pondré a hacer cálculos para que apenas me alcance me compre mi nueva herramienta de trabajo. Mac, por supuesto, pero eso ya es otra historia.